8 jul. 2015

Nota de Rainbow Rowell sobre el final de Eleanor y Park

 Queremos compartirles esta nota de Rainbow Rowell, en la que habla del final tan criticado de "Eleanor&Park" libro que llevo a la fama a la autora. Sin  mucho más que decir, la nota:

LAS TRES PALABRAS

   Probablemente tu estás esperando que yo te diga que tres palabras son. Esta es la pregunta que más me han pedido/preguntado desde que escribí Eleanor &  Park. Esto es sobre lo que la gente twittea de mí y me envían correos. Es la primera pregunta en cada firma y evento/acto público. 
   ¿CUÁLES SON LAS TRES PALABRAS?
   Mi suegro llamó a mi marido para preguntarle. Mi madre me arrinconó en el almuerzo: 'Sé que no lo dirás en Internet, pero pensé que me lo contarías. Soy tu madre'.
   No se lo dije a ella. Y no te lo voy a decir a ti.
   Pero podemos hablar de ellos durante unos minutos si deseas/quieres...
   Siempre supe, cuando empecé Eleanor & Park, cual sería la última línea. Sabía que Eleanor le iba a enviar a Park una postal, y que sería solo 'de tres palabras'. 
   Y yo sabía que los lectures asumirían que esas tres palabras fueron 'yo te quiero'. Quiero que los lectures asuman eso. Es la respuesta obvia-y es una respuesta feliz. ¿No sería estupendo si Eleanor finalmente dijo, 'Yo te quiero'?
   Pero yo no me atrevo a confirmar esta interpretación. O a decir nada concluyente sobre la postal -más allá de que creo que Eleanor escribió algo esperanzador. Park responde con suerte. Se sienta, sonríe, él siente como algo con alas despega de su pecho. Eso suena como esperanza para mí. 
   La gente se vuelve loca cuando hablo de esta manera: es como si los personajes tuvieran sus propias mentes, y yo solo estoy interpretando sus acciones en base a lo que he leído.
   Quiero decir, he creado a Eleanor y Park. Debería de ser capaz de decirte, en concreto, lo que dice la postal.
   Pero hay algo sobre ese momento entre ellos...
   Es el final del libro, y estamos preparándonos para dejar a los personajes. Su  historia está a punto de convertirse en la suya propia de nuevo. (Si imaginas que los personajes continúan viviendo después de cerrar el libro, yo lo hago).
   Así que nosotros estamos alejándonos de ellos, y estamos teniendo un momento íntimo. Y solo se siente mal por leer su correo electrónico. 
   ¡Lo sé! ¡Es una locura para mí decir eso! Nosotros hemos estado en sus cabezas por 300 páginas, y es una postal -todos en la oficina de correos probablemente la leyeron. 
   Pero en este momento, como la autora -lector jefe-el jefe (?) -no se sentía bien para leerlo, para compartirlo.
   Lo importante a saber de esa postal es que Eleanor la envió. Ella trabajó a través de todo su miedo y ansiedad e inseguridad, y ella se acercó a Park. Ella le envió algo que le hizo sonreír y sentir alas revoloteando en su pecho. 
   Los lectores a menudo me preguntan -después de que ellos me hayan preguntado sobre las tres palabras- por qué decidi terminar el libro de esa manera. ¿Por qué no podía darle a Park y Eleanor un final feliz? 
   Yo creo que les concedí un final feliz.
   Quiero decir, yo sé que realmente no es un final; no hay campanas de boda y puestas de sol. Este no es el final para estas dos personas. Es justo donde nosotros los dejamos.
   Pero ellos tienen 17 años. 
   Yo no creo que los jóvenes de diecisite años tengan finales felices. Ellos tienen comienzos.
   Este es el final de esta historia sobre Eleanor y Park, pero es el comienzo de algo más. Y tengo muchas esperanzas para ellos. 

Personalmente, descubrir la existencia de esta nota me alegro mucho, porque creo que sin ella nunca hubiese terminado de pensar en las tres palabras de Eleanor. A pesar de que la mayoría esperábamos otra cosa, no es más que un claro retrato de lo injusta que es a veces la vida. Uno siempre puede desear, soñar, pero nada te asegura que esto se vaya a cumplir. Creo que tanto Eleanor como Park se arriesgaron y ganaron, porque su amor -el primer amor- no lo van a olvidar, nunca. Y nosotros tampoco. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario